El Circo Máximo

Breve historia

Junto con los anfiteatros, los circos eran los principales centros de entretenimiento de los romanos. Sin embargo, el Circo Máximo era el espacio público más grande en Roma y fue un gran logro arquitectónico en su época.

Período monárquico (753 a 509 a.C.)

El lugar donde se construyó el Circo Máximo, era inicialmente una zona amplia y llana conocida en su día como Vallis Murcia. Por un lado, el valle servía para drenar la lluvia hacia el río Tíber. Por otro lado, desde la fundación de la ciudad, era el lugar perfecto para que la gente se reuniera, organizara mercados y se encontrara con otras comunidades.

En el siglo VI a.C., el quinto rey de Roma (Tarquinio Prisco) dio la orden de construir un hipódromo. Esta fue la primera parte del Circo Máximo; en aquella época no había tribunas ni carceres (explicadas a continuación). El arroyo que fluía por el valle, fue canalizado y puenteado.

Período republicano (509 - 27 a.C.)

En el año 329 a.C. se construyeron las carceres. La traducción literal es mazmorra o prisión, pero aquí se refiere a los establos de los caballos y a los puntos de arranque de la carrera. Los atletas entraban al estadio por la puerta de Pompae y los romanos se sentaban en las colinas que rodeaban el circo para ver los espectáculos. Las tribunas se construyeron más tarde.

A partir del año 46 a.C., Cayo Julio César mandó construir los primeros asientos de mampostería en el circo y dio su forma definitiva al recinto.

También ordenó la excavación de un canal que servía para drenar el agua hacia el río que discurría por el lado exterior del circo. Además, tenía la función de proteger a los espectadores de los animales salvajes que participaban en los juegos.

Un incendio en el año 31 a.C. (el primero de tres) destruyó gran parte de la primera estructura de madera. El emperador Augusto la hizo reconstruir, añadió un pulvinar (tribuna imperial) y colocó nuevas decoraciones en la spina (muro de separación).

La cavea, el espacio destinado a los espectadores, estaba dividida en tres niveles, separados horizontalmente por pasillos y verticalmente por escaleras. La parte inferior más cercana a la pista, estaba ocupada por los senadores. La parte superior estaba reservada para los jinetes y el resto para el gran público.

Período imperial (27 a.C. - 476 d.C.)

Un segundo incendio en el año 64 d.C. duró seis días y destruyó gran parte de la ciudad, incluyendo al Circo Máximo, que fue reconstruido por Nerón.

El emperador Tito también realizó cambios en el Circo Máximo. En el año 81, dos años después de su muerte, Domiciano ordenó la construcción del Arco de Tito en su honor. Se incorporó al circo, pero lamentablemente ya no se puede admirar. Es importante, no confundir este arco con el que se encuentra en el Foro Romano.

Trajano también contribuyó a mejorar y ampliar el estadio. Tras un gran incendio en el año 103 d.C., decidió reconstruir el circo, pero esta vez sustituyó la madera por la piedra. La mayor parte de lo que queda hoy en día del estadio corresponde a esta época. Otros emperadores que modificaron o restauraron el circo fueron Domiciano, Antonino Pío, Caracalla y Constantino I (también conocido como Constantino el Grande).

Período medieval (476 - 1492)

Como se ha mencionado en la introducción, en esta época las dimensiones del circo eran extraordinarias. La fachada exterior tenía tres niveles: el inferior era el doble de alto que los otros dos y tenía arcos.

La cavea se apoyaba en estructuras de mampostería, en las que se situaban los pasillos y las escaleras para acceder a las distintas sedes, las salas interiores y las tabernae (tabernas).

Después del gran deterioro que el Circo Máximo sufrió durante la época medieval, la zona se comenzó a utilizarse para viñedos y huertos. En aquellos tiempos, el distrito era propiedad de la familia noble Frangipane, que allí hizo construir un gran número de cabañas sencillas.

Desde 1145, la familia también era propietaria de la Torre della Moletta ubicada en el lado sur del circo. Se llamaba así porque se encontraba junto a un molino. Sin embargo, la gente también solía llamarla Torris in Capite Circi, Turris de Arco o Torre dei Frangipane.

Hoy en día la torre da la impresión de estar un poco abandonada, pero en la época medieval formaba parte de la línea de defensa de los frangipanes cerca del Palatino, de la cual no quedan restos.

El último partido en el Circo Máximo fue organizado por Totila en el año 549 d.C., casi mil años después de que el estadio fuera utilizado por primera vez. En aquella época, ya no había ninguna institución que organizara partidos, juegos u otros entretenimientos en el estadio. Además, la cultura cristiana consideraba las exhibiciones sangrientas como algo inmoral.

Renacimiento (1492 - 1789)

Durante el Renacimiento, el Circo Máximo se convirtió en sede de tiendas, talleres, negocios de artesanía y viviendas. En 1587 (a petición de Sixto V), los dos grandes obeliscos egipcios que originalmente se encontraban en la spina fueron sacados a la luz en la Piazza del Popolo y en la Piazza San Giovanni in Laterano.

También hay rastros de la comunidad judía de Roma durante esa época. En 1645 se estableció un cementerio hebreo en la ladera de la colina del Aventino, cuyo antiguo lugar todavía está marcado por algunos cipreses.

En este periodo histórico, los espectáculos circenses adquirieron un carácter diferente a los de la Antigua Roma, también debido a las persecuciones católicas mencionadas anteriormente. Se trataba de espectáculos menos violentos que incluían malabaristas, acróbatas, marionetas y animales amaestrados. Estos actos se realizaban en diversos recintos y no tenían nada que ver con los sangrientos y despiadados concursos del Circo Máximo.

Según fuentes escritas de la época, se permitió a una compañía de canteros, bajo la supervisión de las autoridades, demoler edificios y apropiarse de materiales a plena luz del día. Para la construcción de la basílica de San Pedro, por ejemplo, se utilizaron restos (como el travertino) obtenidos del Coliseo, el Fórnix de Léntulo, el Circo Máximo y un centenar de otros monumentos.

Edad contemporánea (1789 - actualidad)

Hoy en día, el antiguo trazado del circo aún sigue siendo visible gracias a la persistencia de la estructura de algunas tiendas artesanales (un herrero, un taller de cortinas y una taberna) al final de la Via dei Cerchi, bajo la colina del Palatino. Las obras de liberación se llevaron a cabo entre 1911 y los años siguientes.

En la década de 1930, extensas excavaciones revelaron gran parte del hemiciclo y los restos del Arco de Tito. Posteriormente, la zona fue cedida al Partido Fascista, que, por su gran valor simbólico, la utilizó para eventos como la Exposición Nacional de Textiles de 1937-1940.

En la posguerra, volvió a ser un espacio verde, en el que las antiguas estructuras fueron sustancialmente abandonadas.

Las intervenciones posteriores han dado una nueva identidad al monumento, redefiniendo la zona del hemiciclo mediante la restauración de las estructuras, la limitación de la zona y la construcción de nuevos caminos para los visitantes con sus correspondientes sistemas de iluminación.

Las investigaciones arqueológicas realizadas en 2016 han enriquecido los conocimientos que tenemos del monumento. Hoy en día, se celebran numerosos eventos cada año en el antiguo circo romano.

Entre los numerosos artistas que han actuado aquí se encuentran los Rolling Stones (71.527 espectadores), Bruce Springsteen (100.000 espectadores) y Genesis (500.000 espectadores). Asimismo, el circo también ha acogido celebraciones como la victoria de Italia en el Mundial de 2006 y las bodas de oro del Papa Francisco.

Introducción
Breve historia