El Circo Máximo

Curiosidades

Las carreras de carros eran el deporte más popular de la Antigua Roma, incluso más querido que las luchas de gladiadores. Era una forma tradicional y accesible de entretenimiento público, que se celebraba durante más de 100 días festivos al año.

Las carreras de carros

El espectáculo comenzaba con una procesión de trompeteros, seguidos por el magistrado, los cuadrigueros y los sacerdotes. Desfilaban a lo largo de la pista, rodeando la spina y terminando frente al pulvinar (tribuna imperial). El inicio de la competición lo marcaba el magistrado, lanzando un pañuelo blanco desde la plataforma por encima de las carceres.

La mayor dificultad de la carrera ocurría en el momento de realizar los giros alrededor de la spina a gran velocidad. Por eso las carreras eran peligrosas, y a veces mortales, tanto para los cuadrigueros como para los caballos. Había un gran riesgo de que los carros volcaran. Por esta razón, el caballo de la izquierda solía ser el más fuerte y competente.

Los espectadores asistían a las competiciones con gran entusiasmo y participación, lo que a veces provocaba conflictos entre los distintos equipos. Estos enfrentamientos también acababan siendo explotados políticamente. Las carreras terminaron superando el significado de meras competiciones deportivas y ampliaron su esfera de influencia a toda la sociedad.

Los cuadrigueros

El ganador tenía asegurado un futuro prometedor, independientemente de su clase social. El público hacía grandes apuestas en los juegos y, además de coronas y ramas de palma, los cuadrigueros victoriosos recibían premios en metálico. Tenían la oportunidad de ser amados por los espectadores, de forma similar a los campeones deportivos modernos. Además, los que habían ganado más de mil partidas recibían un nombre especial: miliarius.

Uno de los mejores aurighi (cuadrigueros) de la historia romana, con más de 2000 victorias, fue Flavio Escorpio. Era esclavo, como muchos cuadrigueros, y pudo convertirse en libertus (esclavo liberado) comprando su libertad con el dinero de sus premios.

Los cuadrigueros llevaban cascos de cuero y jubones del color de su fracción (blanco, verde, rojo o azul). Los carros también estaban marcados con colores y podían ser tirados por 4, 6, 8 o 12 caballos. Tenían que dar siete vueltas alrededor de la spina, una distancia total de aproximadamente 11 km.

Las riendas se ataban al pecho de los cuadrigueros para que pudieran utilizar su peso para dirigir el carro. También llevaban una daga, en todo momento, para cortar las riendas en caso de accidente. Sin embargo, a menudo ocurría que un cuadriguero no podía cortar las riendas a tiempo y que los caballos lo arrastraban por la pista, a una velocidad furiosa.

Los caballos de carreras

Los caballos eran queridos por los espectadores. Sus nombres eran conocidos por el público y estaban escritos en mosaicos, paredes, copas, placas de bronce, etc. Frases como “Vincas non vincas, te amamus Polidoxe”, que significa “Tanto si ganas como si pierdes, te amamos Polidosso”, fueron talladas en un suelo de mosaico en los baños de Pompeya, en Numidia.

Los caballos llevaban arneses decorados con tachuelas brillantes y sus colas estaban atadas en un rodete apretado (para evitar que se enredaran con las riendas). Los animales eran importados de granjas de Italia, Grecia, Turquía, España y el norte de África y entrenados de forma intensiva durante un mínimo de dos años antes de poder participar en una carrera.

La mayoría de los aficionados sabían la edad exacta de sus caballos favoritos, de dónde procedían, cuántas veces habían ganado y con qué otros caballos y cuadriguero formaban un equipo.

Este es otro ejemplo del trato especial que recibían los animales. Volucer, un caballo de Lucio Verus, era alimentado con sultanas y nueces en lugar de cebada y llevaba un manto púrpura en el lomo. Cuando murió, su dueño mandó construir una tumba especialmente para él. Además, los caballos ganadores recibían coronas de laurel, ramas de palma y cuencos llenos de monedas de oro.

Otros animales

Además de los caballos, también había otros animales que se podían admirar en el Circo Máximo. En 186 a.C., tras regresar victorioso de Grecia, Marco Fulvio Nobiliore presentó leones y leopardos al público.

A partir de ese momento, los animales exóticos, que nunca se habían visto antes, se convirtieron en un elemento esencial del entretenimiento público. Había varias formas de mostrarlos. Desde peleas sangrientas entre ellos (o contra gladiadores) hasta espectáculos en los que simplemente se les exhibía en grandes jaulas.

Aunque muchos animales fueron elogiados, también debemos ver la otra cara. El aspecto violento y burdo del entretenimiento provocó la muerte de un gran cantidad de bestias. El número total de animales que murieron durante las carreras y los juegos fue innumerable. Sólo la inauguración del Circo Máximo y la del teatro de Pompeyo costaron la vida a más de mil criaturas.

Ludus Troianus

Además de las carreras de carros, el Circo Máximo también se utilizaba para otros tipos de entretenimiento a gran escala. Los Ludus Troianus, por ejemplo, eran desfiles ecuestres que simulaban batallas, presentados por jóvenes aristócratas romanos.

El término Ludus Troianus deriva de la palabra “truia”, que significa danza o ronda. Según algunas fuentes, esta palabra también está relacionada con el verbo “amptruare”, que indica la evolución de la danza de guerra sagrada de los sacerdotes Salii.

Se organizó un Ludus Troiae en el momento en que Sulla dimitió, y otro mientras César estaba en el poder. Sin embargo, las más famosas fueron organizadas por Augusto.

Naumachia

La arena del Circo Máximo se inundaba con las aguas del Tíber, donde se representaban batallas navales (navalia proelia). Aquí se enfrentaban dos equipos de gladiadores o prisioneros de guerra—condenados a muerte—y se recreaban memorables batallas marítimas.

Por último, también se podían ver representaciones de batallas campales (también protagonizadas por jóvenes aristócratas romanos), carreras que duraban varias horas o luchas de gladiadores. Todos los partidos eran alentados por las apuestas y los fuertes vítores de los espectadores.

El Rapto de las Sabinas

Una de las historias míticas más famosas de los primeros tiempos de Roma es el Rapto de las Sabinas. Esta es la historia en resumen:

En sus primeros años, Roma tenía un gran problema. Rómulo había recibido a todos los que querían vivir una vida diferente en la ciudad. El resultado fue un gran número de nuevos residentes, principalmente (hombres) extranjeros, esclavos fugitivos y exiliados. Como resultado, la ciudad sufrió una escasez de mujeres después de una sola generación.

El historiador romano Tito Livio (aprox. 59 a.C. - 17 d.C.) describió la situación como sigue:

El Estado romano se había vuelto tan fuerte que era un buen partido para cualquiera de sus vecinos en la guerra, pero su grandeza amenazaba con durar sólo una generación, ya que por la ausencia de mujeres no había ninguna esperanza de descendencia, y no tenían derecho a matrimonios con sus vecinos.

Siguiendo el consejo del Senado, Rómulo envió mensajeros a las naciones vecinas para buscar una alianza y el derecho al matrimonio mixto en nombre de su nueva comunidad.

El intento de traer a más mujeres a la ciudad fracasó, por lo que los romanos decidieron cambiar de rumbo. Durante la Consualia, una fiesta que se celebraba en el Circo Máximo, se esperaba la presencia de muchos visitantes de los alrededores de la ciudad. También los sabinos asistieron a la fiesta con muchas de sus esposas y familias. En algún momento de la fiesta, los romanos se abrieron paso entre la multitud en busca de las mujeres más bellas (posibles vírgenes) para secuestrarlas.

Los sabinos estaban furiosos y juraron vengarse, pero tuvieron que esperar a una oportunidad más adecuada. Al parecer, se secuestraron un total de 683 mujeres. Tras el incidente, Rómulo pidió a las mujeres que moderaran su ira y entregaran su corazón a los hombres romanos. Les aseguró que serían bien tratadas y que sus nuevos maridos harían todo lo posible por ganarse su amor.

Un año después, los sabinos estaban listos para luchar contra los romanos y recuperar a sus mujeres. Ellas, mientras tanto, ya se habían casado con los romanos, habían recuperado la felicidad y, en algunos casos, incluso tuvieron hijos de sus nuevos maridos.

Cuando los hombres sabinos se presentaron en Roma, las sabinas intervinieron inesperadamente. Con este gesto, ambos bandos dejaron de luchar y decidieron colaborar, estipulando un tratado de paz, en la vía que por este motivo recibiría el nombre de Via Sacra (Vía Sagrada).

Los numerosos incendios

Como hemos mencionado en la sección histórica de este artículo, el Circo Máximo (y sus alrededores) fue destruido varias veces por grandes incendios. Hubo tres incendios en particular: el primero en el 31 a.C. (durante el reinado de Augusto), el segundo, mucho más grave, en el 64 d.C. (durante el reinado de Nerón), y el tercero en el 103 d.C. (durante el reinado de Trajano).

Los daños fueron graves en todos los casos. El primer incendio destruyó la estructura de madera del circo, pero fue reconstruido por el emperador Augusto. El segundo, mejor conocido como el Gran Incendio de Roma, duró seis días enteros. Tanto el circo como la mayoría de las casas eran de madera y las calles eran muy estrechas. Esto hizo que el fuego se extendiera rápidamente por los catorce barrios de la ciudad, de los cuales sólo se salvaron cuatro.

Después de esto, se empezaron a propagar rumores de que el propio emperador Nerón había provocado el Gran Incendio. Para distraer la atención, Nerón acusó a un grupo de seguidores de una nueva fe en Roma de iniciar el incendio. Estos eran los primeros cristianos y, así, Nerón se convirtió en el primer emperador romano que los persiguió.

El tercer y último incendio del año 103 d.C., fue el que provocó la última gran reconstrucción del Circo Máximo. El estadio ahora tenía tres niveles de altura y estaba hecho completamente de piedra con arcadas abiertas en el exterior. También contaba con todo tipo de tiendas, burdeles, oficinas de apuestas, etc., y la parte más baja de la tribuna (ima cavea) estaba cubierta de mármol.

Introducción
Curiosidades