Domus Aurea - Roma
La Domus Aurea

Breve historia

No dejes la reserva de tu alojamiento para el último minuto

Los hoteles y apartamentos en Roma tienen mucha demanda. Si esperas demasiado podrías perder buenas oportunidades. Reserva ahora para ahorrar y evitar estrés innecesario.

En el año 54 d.C., cuando Nerón tenía diecisiete años, se convirtió en emperador de Roma. Era joven, inexperto y tenía ganas de colorear fuera de las líneas.

El joven emperador, participaba en obras de teatro y amaba la poesía, el canto y la música. Incluso llegó a cantar públicamente, aún cuando esto no era considerado apropiado para un emperador.

Nerón era famoso por su estilo de vida exuberante y desenfrenado, que se refleja claramente en la Casa de Oro, como podrás leer a continuación

El ascenso de la Casa de Oro

En los primeros años de su reinado, Nerón hizo construir lo que se conoció como la Domus Transitoria. Esta parte del palacio imperial probablemente contectaba la zona del monte Palatino con los jardines imperiales de Mecenas en el monte Esquilino.

Tras la destrucción de la Domus Transitoria en el Gran Incendio de Roma, Nerón mandó construir la Domus Aurea (la Casa de Oro) para sustituirla. La construcción del palacio comenzó tras el incendio del año 64 y no se terminó hasta el año 68, cuando el emperador Nerón se quitó la vida.

Los emperadores posteriores reconstruyeron el enorme complejo y lo utilizaron como base para otros proyectos, como la construcción de las Termas de Trajano.

El aspecto que habría tenido la Casa de Oro

Se dice que Nerón se inspiró en el esplendor de las villas de Campania y que su objetivo era construir el mayor y más bello palacio del imperio.

Su ostentoso estilo de vida se describe en muchos escritos históricos. Se dice que la Casa de Oro reflejaba su gusto decadente y su necesidad de lujo. Nerón lo diseñó específicamente para su propio entretenimiento y le dio un nombre inspirado en la fachada, que estaba decorada con mármol y pan de oro.

Suetonio (Gaius Suetonius Tranquillus, escritor y administrador romano) describió el palacio de la siguiente manera:

En el vestíbulo de la Casa de Oro se encontraba una estatua colosal de Nerón, de más de 35 metros de altura. El conjunto era tan enorme que contaba con tres columnatas de 1,6 km de longitud.

Había un lago artificial casi tan grande como el mar, rodeado de casas tan grandes como ciudades. Además, había mansiones con campos, viñedos, plazas, prados y bosques llenos de animales salvajes y domésticos de todo tipo.

Algunas partes de la casa eran totalmente doradas y estaban decoradas con oro, piedras preciosas y conchas. En los comedores había techos móviles de marfil, a través de los cuales se podían arrojar flores y esparcir perfume. La cúpula se movía continuamente de día y de noche, como el universo. Los baños de esta sala estaban llenos de agua de mar y azufre.

Cuando Nerón inauguró la casa, expresó su gran satisfacción y dijo que por fin vivía en una casa digna de un hombre”.

Tamaño impresionante y arquitectura única

Según Elisabetta Segala, autora del libro “Domus Aurea” publicado en 2005, el complejo habría sido una expresión de poder, ya que Nerón aspiraba a una monarquía. Esto es muy probable, ya que todo el complejo de edificios se extendía en una superficie en la que hubiera cabido el imponente edificio del Coliseo 25 veces.

El enorme complejo se parecía menos a un palacio de la ciudad y más a una inmensa finca. Se dice que la Casa de Oro tenía más de 300 habitaciones, decoradas con marfil precioso, mosaicos ornamentados, frescos y grandes fuentes.

Entre los aspectos arquitectónicos más espectaculares del edificio se encontraban dos comedores que formaban una sala octogonal y eran la pieza central del vasto complejo.

Según los escritos antiguos, el techo abovedado tenía elementos móviles para arrojar flores, pétalos de flores y fragancias a los invitados. Sin embargo, esto no se ha demostrado arqueológicamente.

Ubicación de la Casa de Oro

Según los escritos del historiador romano Tácito, se sabe que el emperador Nerón hizo construir su palacio en una superficie de unas 80 hectáreas, que se extendía por el monte Palatino, todo el valle de lo que hoy es el Coliseo y partes de las colinas circundantes de Caelio y Esquilino.

Los restos actuales de la Casa de Oro de Nerón llevan casi 2 mil años enterrados bajo la colina de Oppius. La entrada a las ruinas subterráneas de la Domus Aurea está a unos 300 m al noreste del Coliseo (5 minutos a pie).

El fin de la Domus Aurea

Nerón sólo trabajó en la construcción de su palacio durante cuatro años antes de que su reinado llegara a su fin. Fue declarado enemigo del Estado por el Senado y huyó hasta morir en junio del 68 d.C.

Por lo tanto, los cimientos de la Domus Aurea se construyeron en un tiempo relativamente corto y sólo fueron utilizados por Nerón durante un periodo limitado. El sucesor de Nerón, Otón, completó el palacio. Pero los siguientes emperadores, Vespasiano, Tito y Trajano, hicieron demoler partes del palacio de Nerón para construir sus propios palacios en este lugar.

De dónde viene el nombre del Coliseo

En el año 72, el emperador Vespasiano mandó construir el Coliseo en el emplazamiento del lago artificial. Según la leyenda, el palacio situado al lado del Foro Romano tenía una impresionante entrada con una columnata. Aquí se encontraba la enorme estatua de Nerón, de más de 35 metros de altura.

Hoy en día, se encuentran las ruinas del Coliseo, cuyo nombre proviene de esta estatua “colosal” de Nerón.

Termas de Trajano

En el año 104 d.C. se produjo un incendio en el edificio de la residencia del palacio que lo dañó gravemente. El emperador Trajano ordenó entonces la construcción de las Termas de Trajano. Todo lo de valor fue retirado de la magnífica Casa de Oro de Nerón y se convirtió en la base de las termas monumentales.

La planta superior de la Domus Aurea fue demolida y la planta baja fue reforzada con muros. El sótano se rellenó con tierra, por lo que aún hoy se conserva excepcionalmente bien. Así se crearon una serie de salas subterráneas con bóvedas de cañón, que hoy están ocultas bajo la tierra de la colina.

El redescubrimiento de la Domus Aurea: una inspiración para el Renacimiento

Sólo pasaron cuarenta años antes de que la Domus Aurea quedara completamente enterrada bajo los nuevos edificios. En los siglos siguientes, el palacio de Nerón cayó en el olvido y no fue redescubierto hasta el siglo XV.

Durante el Renacimiento, se encontraron accidentalmente habitaciones y pasillos bajo las termas de Trajano. El redescubrimiento del palacio imperial llevó a artistas como Miguel Ángel, Ghirlandaio, Giulio Romano, Pinturicchio y Rafael a descender a las bóvedas e iluminar los muros con antorchas.

Estudiaron los antiguos murales, frescos y decoraciones para inspirarse. Sus firmas en algunos lugares de las paredes revelan que incluso copiaron frescos.

Así se originó en el Renacimiento el arte “grutesco”, un género del siglo XVI que reinterpretó los motivos históricos de la decoración mural romana. Se basa en los grutescos que son decoraciones pintadas en paredes en las que se ven personas, plantas, animales y criaturas míticas.

Reanudación de las excavaciones

No fue hasta finales del siglo XVIII cuando se realizaron nuevas excavaciones. Se dice que los académicos volvieron a interesarse por el grutesco tras el hallazgo de los frescos de Pompeya.

En los años siguientes, hasta mediados del siglo XIX, se despejaron unas cincuenta salas de la Domus Aurea. Luego, a principios del siglo XX, se acondicionó el parque “Colle Oppio”, que contiene las ruinas de las termas de Trajano.

En la década de 1950 se reanudaron las excavaciones de la Domus Aurea. No fue hasta el siglo XXI que algunas de las salas fueron restauradas a su estado original para poder ser abiertas a los visitantes. La extensa y costosa excavación y restauración de lo que queda del palacio de Nerón dista mucho de estar terminada y los trabajos continúan todavía hoy.

El estado actual de la Casa de Oro

Aproximadamente el 20% del edificio original permanece hoy en día en la colina de Oppius.

Aunque los escombros y la tierra húmeda han destruido muchos frescos de las paredes, la arena ha protegido los muros de la humedad y ha hecho que algunos colores de las pinturas grutescas se conserven en excelente estado.

Tras décadas de restauración, algunas salas de la Domus Aurea se abrieron a los visitantes en 1999. Debido al dramático deterioro y a la difícil conservación del edificio, se volvió a cerrar unos años después, en 2005. En 2010, también se derrumbó una columnata, lo que hizo que, por razones de seguridad, las ruinas no pudieran visitarse durante mucho tiempo.

Desde 2008, la AID de Roma trabaja intensamente en la conservación de las salas por invitación de la Soprintendenza Archeologica di Roma (el servicio de antigüedades del gobierno romano) y la Università La Sapienza. Por ello, en 2014 se pudieron reabrir a los visitantes parte de las salas y los frescos.

Hoy en día, se puede admirar la antigua arquitectura y el arte del palacio durante una visita guiada a unas 30 habitaciones. Las ruinas de las Termas de Trajano siguen en pie por encima de estas salas y a menudo se confunden con los restos de la Domus Aurea.


También te podría interesar...

Introducción
Breve historia