Guía definitiva

Los taxis de Roma

Roma es una ciudad que normalmente se disfruta mejor a pie. Sin embargo, los taxis pueden ser útiles para ciertos traslados largos, especialmente si viajas con acompañantes.

En comparación con otras capitales europeas, los taxis de Roma son relativamente asequibles, pero usarlos con frecuencia puede resultar costoso y poco práctico. Durante tu visita, lo más recomendable es explorar la ciudad a pie y usando el transporte público, reservando el uso de los taxis para ciertas situaciones concretas.

Por ejemplo, los taxis pueden ser una buena alternativa para llegar a Roma desde los aeropuertos de Ciampino y Fiumicino si viajas en un grupo de 3 o 4 personas. También son una solución perfecta para volver rápida y cómodamente a tu alojamiento después de una extenuante jornada de exploración turística.

Si decides coger un taxi, es muy importante que te asegures de que se trata de un taxi autorizado. Es fácil reconocerlos. Son de color blanco, tienen un escudo con su número de licencia en los costados y un letrero con la palabra TAXI en el techo.

Cualquier vehículo que no tenga estas características y que ofrezca servicios de taxi, es ilegal (lamentablemente algo común en Roma). Los operadores de los taxis ilegales no suelen usar taxímetros y cobran tarifas excesivamente altas, por lo cual deben evitarse a toda costa. Más adelante en este artículo, se explica este tema con más detalle.