Plaza de España

Edificios y monumentos

Como ya hemos dicho, la Plaza de España está llena de majestuosos edificios, obras y monumentos de diferentes épocas de la historia romana. Algunos de los más relevantes se han mencionado en la sección histórica de este artículo y se explicarán con más detalle a continuación.

La Escalinata de Trinità dei Monti

La famosa escalera de 137 pasos que da a la Plaza de España, enteramente de travertino con placas conmemorativas de mármol, fue construida, como se menciona en la sección de Historia de este artículo, entre 1723 y 1726 por el arquitecto romano Francesco De Sanctis, como conexión escenográfica entre las laderas del Pincio.

La idea de superar el gran desnivel con una escalera se remonta a 1559, pero hasta 1660 no se elaboraron los primeros planes. En ese momento, surgió una antigua disputa entre el Estado de la Iglesia y la Corona de Francia sobre la propiedad de la zona, que fue una de las causas de que no se iniciaran las obras.

En 1717, el Papa Clemente XI convocó el primer concurso para el proyecto, en el que participaron los mejores arquitectos de la época, así como De Sanctis. Sin embargo, debido a la mencionada controversia, los trabajos sólo se iniciaron bajo Inocencio XIII. Sus símbolos heráldicos, las águilas de la familia Conti, se alternan con la flor de lis en las piedras conmemorativas al pie de la escalinata monumental. La obra fue terminada por Benedicto XIII con un coste de más de 50.000 escudos.

Decorada con terrazas ajardinadas, la Escalera presenta una alternancia de rampas y balcones, que se suceden en forma de serpentina, dividiéndose y reuniéndose, creando un movimiento escenográfico muy variado. La escalera así concebida se libera de la obligación de una estructura regular y se integra armoniosamente en el espacio urbano.

La suntuosa y aristocrática estructura se diseñó de tal manera que los efectos escénicos aumentaban a medida que se acercaba. Típico de la gran arquitectura barroca era la creación de perspectivas largas y profundas, que culminaban en alas o fondos monumentales.

En 1728, debido a las fuertes lluvias que azotaron Roma, la Scalinata se derrumbó apenas dos años después de la finalización de la obra, y el gran muro construido en el lado izquierdo se vino abajo, de lo que se encargó Filippo Juvarra, que realizó las obras de restauración en 1731.

Desde entonces se ha utilizado para decorados, películas y diversos eventos, convirtiéndose en uno de los lugares de Roma más famosos del mundo. Desde 1951, cada año, en abril, se celebra la famosa exposición de azaleas en la escalinata 137, mientras que en Navidad se monta el Presepe Pinelliano (belén de Pinelli) con estatuas de cartón piedra.

La Iglesia de Trinità dei Monti

La iglesia de Trinità dei Monti, que domina la plaza de España con sus dos campanarios, fue consagrada en 1594. Al igual que el convento contiguo, debe su origen a la ayuda espiritual prestada por San Francisco de Paula al rey de Francia, Luis XI, que le había llamado para que se uniera a él en Francia. En 1494, su hijo Carlos VIII, agradecido por el apoyo que había recibido de su padre, inauguró en el Monte Pincio las obras de un edificio destinado a albergar a los religiosos franceses de la Orden de los Mínimos, fundada por Francisco de Paula.

Las obras del edificio se prolongaron durante todo el siglo XVI y la estructura fue considerada desde entonces “la iglesia romana de los Reyes de Francia”. Inicialmente se construyó en estilo gótico, con piedra de la región de Narbona, y tenía una sola nave bordeada a cada lado por una sucesión de seis capillas, a las que se añadieron las dos capillas del crucero. Los presuntos artífices de la obra fueron Annibale Lippi y Gregorio Caronica.

Hacia 1774, según un diseño de Giuseppe Pannini, se modificó la antigua bóveda principal de la nave: se borraron las estructuras góticas originales y se cambió la armonía de las relaciones entre la cruz ojival y las capillas laterales. Una alta puerta de hierro forjado, colocada inicialmente a la altura de la cruz ojival, se reservó para preservar la vida monástica de los orígenes.

El obelisco de Trinità dei Monti

Finalmente, frente a la Trinità dei Monti, en 1788, el papa Pío VI hizo erigir al arquitecto Antinori el Obelisco Sallustiano, el penúltimo de los grandes obeliscos erigidos en la Roma papal, realizado en la época imperial romana a imitación de los obeliscos egipcios.

Erigido en su día por Augusto en el Circo Máximo, y trasladado aquí en 1789, el obelisco procede de los Horti Sallustiani, y es posible que se encontrara sobre una spina del Hipódromo. La base original de granito se descubrió en 1912 entre la Via Sicilia y la Via Sardegna, y se encuentra ahora en el Campidoglio.

El Palacio de España

Como se menciona en la sección histórica de este artículo, el nombre de la plaza deriva del palacio de la embajada española ante el Estado Pontificio, situado en el lado sur de la plaza y que se remonta a 1647. La parte norte, hacia el Babuino, se llamaba originalmente la Piazza di Francia (Plaza de Francia), debido a las propiedades francesas de la zona, como el recinto de Trinità dei Monti.

Los diplomáticos españoles decidieron renovar el palacio en 1653, encargando la obra a Antonio Del Grande, quien probablemente utilizó diseños de Borromini, a quien se le había pedido colaboración. Sin embargo, Borromini no pudo hacerlo él mismo por estar ocupado con otras obras.

La fachada se enriqueció entonces con dos balcones de madera que agrupan cinco ventanas a la izquierda y tres a la derecha. Pero el mayor número de renovaciones tuvo lugar en el interior. La nueva gran entrada con bóvedas sostenidas por columnas gemelas, la imponente escalera con balaustrada de pilastras, y el patio con una logia cerrada por grandes ventanales intercalados con pilares con el escudo de los reyes de España en el capitel.

Entre 1685 y 1693 se renovó la fachada, mientras que en el siglo XVIII se realizaron decoraciones en varias salas del interior y se instaló un teatro privado.

Tras la breve dominación francesa en Roma, que supuso la ocupación del edificio por parte de la milicia de Napoleón, se llevó a cabo una renovación radical de la fachada gracias al arquitecto español Antonio Celles: se eliminaron los balcones y las ventanas del penúltimo piso y se sustituyeron todas las demás.

En 1857, tras la bendición de la columna de la Inmaculada Concepción, se realizó un nuevo cambio: para la ceremonia se cubrió la fachada con una estructura de madera, y se construyó un escenario especial frente a las ventanas del piano nobile (el piso principal), desde el que el Papa dio su bendición. Después de la ceremonia se derribó la estructura, pero se construyeron los dos balcones frente a las penúltimas ventanas laterales.

Otra intervención importante tuvo lugar en 1898, con la decoración de la escalera de entrada con un grandioso fresco que representa “La entrega de las llaves de Granada”, obra de F. Ballester.

La última renovación de la fachada tuvo lugar en 1932 con la inserción del balcón central que reúne tres ventanas en el piano nobile. La fachada tiene tres portales arqueados unidos por un único sillar rústico, rematado por el balcón, y consta de tres plantas, de las cuales la principal tiene tres logias.

La columna de la Inmaculada Concepción

Junto a la Plaza de España, como se ha mencionado en el párrafo anterior, se encuentra el monumento dedicado al dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado por el Papa Pío IX en 1854, tres años antes. La estatua de bronce de la Virgen, obra de Giuseppe Obici, está colocada en lo alto de una columna de mármol cipollino de casi 12 metros de altura, sobre una base decorada con bajorrelieves.

Se descubrió durante unas excavaciones en Campo Marzio en 1778. A su vez, la Columna descansa sobre una base de mármol en la que hay cuatro estatuas, también de bronce, que representan a Moisés, David y los profetas Isaías y Ezequiel. Todo el monumento tiene 29 m de altura.

Fue erigido por un ejército de bomberos el 25 de diciembre de 1856. A la ceremonia asistieron 240 obispos y altos prelados. El Papa llegó en carroza, seguido por casi todo el Sagrado Colegio Cardenalicio y la Curia Apostólica.

Cabe destacar que todavía hoy, cada año, el 8 de diciembre, los bomberos suben por una larga escalera para depositar una corona de flores en el punto más alto en presencia del Papa y de las autoridades del municipio de Roma y del Estado Italiano.

El Palacio de la Propaganda Fide

El Palacio, también conocido como el Colegio Romano de Propaganda Fide, es una posesión extraterritorial de la Santa Sede y albergó por primera vez el Pontificio Colegio Urbano para la educación de los misioneros católicos y la gestión de sus obras en todo el mundo. Desde el principio sirvió también como sede de la Sagrada Congregación para la Propagación de la Fe, de ahí el nombre de Propaganda Fide.

La estructura fue encargada por el Papa Urbano VIII a Gian Lorenzo Bernini, pero finalmente fue terminada por Francesco Borromini, a instancias de su sucesor el Papa Inocencio X. En 1644, Bernini diseñó la fachada de la Escalera de España, destacando el escudo del Papa. El escultor también añadió una capilla para el Papa Urbano VIII.

Unos años más tarde, Bernini completó la fachada del lado derecho. Aunque fue su último proyecto, el artista se mantuvo fiel a su estilo característico, que incluía el uso de curvas no arquitectónicas, cóncavas y convexas, capiteles, etc.

En el interior del Palacio, el Pontífice también hizo construir a Bernini la Cappella dei Re Magi (Capilla de los Reyes Magos), pero Borromini la destruyó para construirla de nuevo entre 1662 y 1664. La dedicatoria a los Reyes Magos fue encargada por el cardenal Barberini. Los tres reyes simbolizan a los primeros paganos convertidos al cristianismo, en señal de reconocimiento de los valores espirituales promovidos por la congregación.

El palacio, que albergaba la colección etnográfica-misionera del Museo Borgiano, que posteriormente pasó al Vaticano, ahora puede visitarse previa concertación. Alberga un museo en el que se exponen obras, en su mayoría inéditas, como un extraordinario Diluvio Universal de Salvator Rosa, Rómulo y Remo de Marco Tullio Montagna, una espléndida Anunciación atribuida al artista flamenco Denijs Calvaert y el Pentecostés de Corrado Giaquinto.

La Casa Museo di Keats-Shelley

A ambos lados de la iglesia hay dos elegantes edificios: el de la derecha, llamado Casina Rossa, pertenecía a una señora llamada Anna Angeletti, que alquilaba habitaciones a los turistas que visitaban Roma.

En 1820, el poeta inglés John Keats se alojó en esta casa al pie de la escalinata con su amigo el pintor Joseph Severn. Keats, enfermo de tisis, fue enviado a Roma por los médicos que esperaban que el clima ayudara a su salud, pero deprimido por las severas críticas a su obra y por un amor no correspondido, murió ese año a los veinte años.

A su muerte, el poeta Percy Bysshe Shelley escribió el poema Adonais, y al año siguiente murió ahogado en el Golfo de La Spezia. Los artistas están enterrados en el Cementerio Protestante de Roma. En 1906 la Casa fue adquirida por una asociación angloamericana, y hoy alberga un museo, la Fundación Casa Conmemorativa Keats-Shelley, inaugurada en 1909 en presencia del rey Víctor Manuel III.

El museo también contiene una biblioteca, dedicada a los más famosos poetas románticos ingleses, con unos 8.000 volúmenes, así como reliquias y cuadros pertenecientes a otros poetas ilustres, como Byron. El mobiliario de la habitación de Keats, que daba a la fuente que le daba consuelo, y que ahora es un lugar de culto, fue quemado por orden papal, y hoy sólo se conservan algunos restos.

La Casa Museo de Giorgio de Chirico

Dicen que Roma es el centro del mundo y que la Plaza de España es el centro de Roma, mi mujer y yo, por lo tanto viviríamos en el centro del centro del mundo, lo que sería el colmo de la centricidad y el colmo de la anti-excentricidad.

Esta elocuente y apasionada declaración fue recogida por Giorgio de Chirico en Memorie della mia vita (Recuerdos de mi vida) de 1945.

Llegado a Roma en 1944, tras un largo deambular por varias ciudades europeas y una importante estancia en Nueva York, de Chirico vivió definitivamente en la casa de la Plaza de España a partir de 1948, a la edad de sesenta años. Allí pasó los últimos treinta años de su vida, junto a su segunda esposa, Isabella Pakszwer. Permaneció allí hasta su muerte en 1990.

El piso consta de la vivienda, el estudio del Maestro y una gran terraza en el último de los tres pisos superiores del Palazzetto dei Borgognoni, del siglo XVII.

Gracias al legado de Isabella Far, la Casa Museo es ahora accesible al público. Se inauguró el 20 de noviembre de 1998, en el vigésimo aniversario de la muerte del artista. Ofrece una oportunidad única de admirar el mundo privado y cotidiano de De Chirico, así como de acceder a su original imaginación artística, en un sorprendente y evocador entrelazamiento de arte y vida.

Las suntuosas salas de la planta principal nos sumergen en una visión de grandes salones de estilo siglo XVII, con un importante número de obras, algunas en preciosos marcos dorados, cortinas de damasco rojo, platería, querubines de madera, mesas de mármol y sillones de estilo Luis XVI. Esta era la parte más vital de la casa, un lugar para reuniones y recepciones. Las obras se exponen de acuerdo con el proyecto de la Fundación, con el fin de dar a conocer al público los diferentes temas desarrollados por el Maestro.

Subiendo las escaleras al segundo piso, se pueden ver las estancias más íntimas de la casa, los dormitorios y el estudio del artista. Este último es, sin duda, el lugar más sugestivo: el caballete y numerosos objetos del oficio han sido dejados allí como si estuvieran listos para la siguiente obra. Varios modelos de yeso de estatuas antiguas, gladiadores y caballos dan a la biblioteca personal del artista, llena de valiosas monografías.

Por último, una gran terraza (con acceso limitado al público) constituye la última planta de la casa, el lugar donde a De Chirico le gustaba detenerse para admirar el espectáculo de Roma y la naturaleza.

La Fuente de la Barcaccia

En la base de la Escalera de España y en el centro de la misma se encuentra la Barcaccia, una de las fuentes más bellas de Roma, llamada así por su forma de barca medio sumergida en una pila ovalada situada ligeramente por debajo del nivel de la calle, con proa y popa, de idéntica forma, muy elevadas respecto a los bordes laterales inferiores, justo por encima del nivel de la pila.

En el centro de la embarcación, un corto balaustre sostiene una pequeña cuenca oblonga, más baja que los extremos de la proa y la popa. Desde la cuenca, un chorro de agua cae dentro de la embarcación y sale por los bordes laterales bajos y acampanados hacia la cuenca de abajo.

El agua brota de otros seis puntos (tres en la popa y tres en la proa): dos esculturas en forma de sol con rostro humano y cuatro agujeros circulares orientados hacia el exterior, similares a bocas de cañón. Además de los dos soles, la decoración se completa con dos escudos papales, con la tiara y las abejas, símbolo heráldico de la familia del pontífice (los Barberini), en los extremos exteriores del barco, entre las dos bocas de los cañones.

La Fuente fue construida entre 1626 y 1629 por Pietro Bernini, padre del más famoso Gian Lorenzo, y encargada por Urbano VIII Barberini. Las intenciones del Pontífice en ese momento eran hacer realidad un antiguo proyecto de 1570, que preveía la construcción de una fuente en cada una de las principales plazas de la ciudad tras la renovación del Acquedotto Vergine.

Aunque el monumento ha sufrido varias restauraciones a lo largo del tiempo (a menudo debido al vandalismo de los visitantes), todavía hoy es posible beber de esta histórica fuente.

La primera restauración fue necesaria en 1993, y los trabajos continuaron hasta 1999. En 2007, un grupo de borrachos dañó el escudo papal con un destornillador, y en 2015, aficionados del equipo de fútbol holandés Feyenoord, que acudieron a la capital para ver el partido de la Europa League contra el equipo AS Roma, destrozaron por completo el monumento, lanzando botellas, bombas de humo y latas. Esto llevó a una restauración masiva en 2015.

La Villa Medici

Situados en Viale della Trinità dei Monti, en el distrito de Campo Marzio, el terreno y las estructuras existentes fueron adquiridos por la familia del cardenal Ricci da Montepulciano. El encargo de la obra se hizo a Annibale Lippi en 1564. Luego el edificio pasó a los Medici, de ahí el nombre, y de ellos, primero a los Grandes Duques de Toscana y luego a Francia.

En 1803, Napoleón hizo que la Academia de Francia, fundada por Luis XIV en 1666 para que los jóvenes pintores franceses pudieran estudiar en Roma, se trasladara aquí desde el Palacio Salviati. La academia sigue existiendo.

Frente a la Villa Médicis se encuentra la Vasca del Pincio: una sencilla fuente con una enorme pila y una bala de cañón en el centro, también conocida como la Fontanta della Palla (Fuente de la Bola), de Annibale Lippi.

Introducción
Edificios y monumentos