Cartel informativo en la iglesia de San Nicolás
Iglesia de San Nicolás de Bari y San Pedro Mártir

Curiosidades

No dejes la reserva de tu alojamiento para el último minuto

Los hoteles y apartamentos en Valencia tienen mucha demanda. Si esperas demasiado podrías perder buenas oportunidades. Reserva ahora para ahorrar y evitar estrés innecesario.

En esta sección encontrarás algunas historias y curiosidades relacionadas con la iglesia de San Nicolás y sus santos patronos. Por ejemplo, podrás leer algunas anécdotas sobre la restauración de los frescos que embellecen el techo de la iglesia o conocer algunas historias, quizá un tanto sombrías, sobre San Nicolás y San Pedro.



La restauración

En 2013 se restauró el mayor conjunto pictórico de España en una intervención arquitectónica, ornamental y pictórica que duró tres años y en la que participaron cientos de artistas.

Esta obra de arte barroca, diseñada por Antonio Palomino y ejecutada por su discípulo Dionís Vidal en 1700, ocupa unos 2.000 metros cuadrados en los techos de la iglesia de San Nicolás. Para devolverle su esplendor original, se reunió un equipo multidisciplinario de la Universidad Politécnica de Valencia.

Los frescos del techo de la iglesia de San Nicolás en Valencia
Los frescos del techo de la iglesia de San Nicolás son tan intrincados y detallados que la obra de restauración se extendió durante tres años.

El trabajo de restauración no sólo fue realizado en los frescos, sino también en otros componentes de la iglesia, como las capillas, las fachadas y las vidrieras. Para la renovación de la “Capilla Sixtina” de España, se conformó una mano de obra sin precedentes.

Los artistas emplearon más de 41.000 horas de trabajo, se utilizaron 6.000 hojas de papel japonés y 10.000 litros de agua destilada, además de 500 pinceles y 100 kg de algodón.

En este ambicioso proyecto se emplearon algunas de las técnicas más avanzadas en este rubro. Para restablecer los colores y el contraste de las pinturas, por ejemplo, se utilizaron rayos láser y bacterias entrenadas en laboratorio para corroer materiales específicos sin dañar la pintura.

Gracias a este excelente trabajo, ahora podemos disfrutar de la espectacular vista del interior de la iglesia de San Nicolás.

Los múltiples nombres de San Nicolás

Aunque la iglesia mantiene oficialmente el título de San Nicolás de Bari y San Pedro Mártir, se la conoce popularmente como iglesia de San Nicolás.

El propio San Nicolás es conocido como San Nicolás de Mira (el lugar de su muerte y donde ejerció su oficio, en lo que hoy conocemos como Turquía) o San Nicolás de Bari (el lugar donde se trasladaron sus restos tras su muerte, en Italia).

En Occidente se le conoce sobre todo como este último. Debido a los numerosos milagros que se le atribuyen, también se le conoce como Nicolás el Maravilloso.

Escultura de San Nicolás en la iglesia de San Nicolás en Valencia
Aunque no se tienen muchas referencias históricas sobre San Nicolás, es uno de los santos más celebrados en muchos países.

Se sabe que durante su vida ejerció como obispo, y tras su muerte en el año 345, se convirtió en la famosa inspiración de Papá Noel. El cambio de nombres se debe a un aspecto lingüístico, Sankt Niklaus, con origen en el idioma alemán y del holandés Sinterklaas que derivó en Santa Claus.

San Nicolás y la carne de los niños

Aunque es apócrifa (es decir, no aceptada en el canon cristiano romano), existe una historia macabra que se cuenta sobre uno de los muchos milagros que supuestamente realizó San Nicolás, aludida en uno de los arcos exteriores de la iglesia y en los frescos del interior.

San Nicolás representado con un caldero con tres niños resucitados en el fresco de la iglesia de San Nicolás en Valencia
Entre los lunetos que representan la vida de los santos, se encuentra el que representa a los niños resucitados.

Según la historia, San Nicolás estaba de viaje y se detuvo en una taberna para cenar. El tabernero (podríamos asociarlo a un precursor de Sweeney Todd) le ofreció un plato de carne, cuando el santo bendijo la comida, se dio cuenta de que la carne que le habían servido era en realidad carne humana.

En los sótanos del tabernero se encontraron los restos de tres adolescentes. Se añade que los tres resucitaron milagrosamente a la orden del santo. Es por este motivo que a San Nicolás muchas veces se le representa con un caldero del que salen los tres niños resucitados.

El cuchillo de San Pedro

El menos conocido de los dos santos patronos de la iglesia es San Pedro Mártir, también llamado San Pedro de Verona. Nació y murió en el norte de Italia, fue un fraile y sacerdote dominico, que no debe confundirse con San Pedro Apóstol.

En 1252, una conspiración herética perpetró el asesinato de San Pedro Mártir, murió por una herida en la cabeza con un cuchillo (o un hacha, según la versión que se lea).

El fresco de la iglesia de San Nicolás que muestra la muerte de San Pedro Mártir
En este luneto se encuentra la representación de la muerte de San Nicolás.

Se cuenta entonces que San Pedro se puso de rodillas y recitó el primer artículo del Credo de los Apóstoles (una declaración de fe). Supuestamente, sumergió sus dedos en su propia sangre y escribió en el suelo Credo in Deum (las primeras palabras del Credo de los Apóstoles, que significa “creo en Dios”). Con un gusto un tanto truculento, a menudo se le representa con el cuchillo clavado en la cabeza.


También te podría interesar...

Introducción
Curiosidades