Autobuses urbanos de Roma

Cómo usar los autobuses

En realidad, los autobuses son más fáciles de usar de lo que podría parecer en un principio. Una vez que sabes qué línea tienes que usar y en qué parada debes bajar, no tienes mucho de qué preocuparte.

Para descubrir qué línea y qué paradas te convienen para llegar a tu destino, te recomendamos usar las herramientas que mencionamos más adelante en este artículo. De otra forma, tendrás que usar mapas complejos o pedir información a otra gente.

Notarás que, al igual que en cualquier otra ciudad, la mayoría de los autobuses de Roma tienen tres puertas. Puedes subir y bajar usando cualquiera de ellas, pues no hay ningún tipo de control de acceso. No obstante, es posible que tengas que empujar o que seas empujado al momento de subir o bajar, pues con frecuencia, y sobretodo en las horas punta, muchos autobuses van repletos de gente.

Si tienes un billete o abono previamente validado y aún vigente, no tienes que hacer nada más que tenerlo listo en caso de que haya inspección. De lo contrario, deberás validar tu billete introduciéndolo en una de las máquinas amarillas que se encuentran tanto en la parte posterior, como en la parte delantera del vehículo.

En caso de que las máquinas validadoras no funcionen, las reglas especifican que debes escribir en el billete la fecha y la hora del inicio de tu viaje, aunque sabemos que no todo mundo tiene un bolígrafo en el bolsillo y en la práctica poca gente lo hace.